¿Cuándo se utilizan los implantes dentales cigomáticos?

Los implantes dentales cigomáticos son un tratamiento revolucionario que ofrece una larga serie de ventajas al paciente. Sobre todo, se emplean en casos en los que hay poco hueso, o bien existen atrofias óseas en el maxilar superior.

Lo más común es que este tipo de problema se presente en usuarios que hayan perdido sus dientes siendo jóvenes, o bien que hayan llevado dentadura durante un tiempo prolongado.

Si un paciente pierde una pieza dental en un momento de su vida, y no le pone remedio, con el paso del tiempo podría perder altura y grosor en el hueso maxilar. Esta pérdida se conoce como atrofia y hace que se pierda el espacio para añadir implantes dentales clásicos.

Si la atrofia se produce en el maxilar superior, el cirujano no tendrá más remedio que colocar un injerto, o bien un implante de hueso, o bien decantarse por los implantes dentales cigomáticos.

¿Qué diferencia hay entre un implante zigomático y un injerto?

Aunque existen muchas diferencias, estas dos son las más destacadas:

  • Tiempo de tratamiento: si se hace un injerto, habrá que esperar un tiempo de entre 4-6 meses para poder agregar los implantes. Sin embargo, en los implantes dentales cigomáticos, en el mismo día es posible agregar una prótesis (aunque será provisional), y tan sólo habrá que esperar una semana para colocar la definitiva.
  • Proceso: El injerto de hueso vuelve a reconstruir el hueso y la encía del usuario (rehabilitación anatómica). En cambio, un implante zigomático logra una rehabilitación funcional.

Principales ventajas de decidirse por los implantes dentales cigomáticos

  • Cirugía mínima: No será necesario hacer una cirugía completa de implante o de injerto.
  • Rapidez: Se reduce notablemente el tiempo del procedimiento, y es que en este caso no se requerirá de osteointegración de la zona. Nada más terminar la intervención, al paciente se le colocará una prótesis temporal. Esto hará que se incremente la satisfacción desde el primer momento.
  • Postoperatorio: El paciente se podrá ir a casa en el mismo día, ya que el proceso no requiere de ingreso hospitalario. Además, tan sólo experimentará una mínima inflamación y algunas molestias los primeros días. Una vez que pase ese tiempo, podrá reanudar su vida normal. Lo más común será tomar analgésicos recetados por el profesional, además de tener que hacer una dieta blanca durante un periodo mínimo de un mes.
  • Resistencia al paso del tiempo: Estos implantes logran muy buenos resultados, elevando la tasa de resistencia en comparación con los sistemas clásicos.

Además, los implantes cigomáticos no se verán afectados por enfermedades de carácter periodontal, o por la carencia de los dientes.

¿Pueden presentarse complicaciones después de la intervención?

Se puede producir algunas complicaciones, aunque no son comunes.

Por ejemplo, inflamaciones, sangrado, presencia de un dolor moderado después de las primeras horas de la intervención, sinusitis, parestesia del nervio zigomático y todavía más raro, infecciones postoperatorias.

Si se presentase cualquier tipo de complicación, habría que acudir al médico de inmediato.