Dentadura infantil: Los dientes de leche

Cuando aparecen los primeros dientes

Debemos tener bien presente que la anatomía y el nacimiento de la dentadura en ser humano dependen de numerosas circunstancias. Parto de la base de la adecuada alimentación que ha de tener la gestante y que afectará al feto que tiene en sus entrañas. Una buena alimentación, regulada y equilibrada es importante para el desarrollo posterior de los dientes. Fundamentalmente una dieta equilibrada en calcio, fósforo, vitamina C y D.
Teniendo presente lo anteriormente señalado indicar que los primeros dientes o también llamados dientes de leche aparecerán de la siguiente manera:
• Entre los seis y los doce meses los incisivos frontales, tanto superiores como inferiores.
• Entre los ocho y doce meses los incisivos laterales.
• Entre los quince y veintidós meses los caninos o colmillos.
• Entre trece y diecinueve meses los primeros molares.
• Entre dos y tres años los segundos molares.

Dientes de leche sucios

 

Pasos a seguir

Con el nacimiento de esos primeros dientes se produce un malestar al que debemos atender y dar alivio. Así, supone un remedio para los bebés usar mordedores que atenúan la molestia o frotar con geles fríos sus encías. En última instancia, el empleo de analgésicos o antiinflamatorios puede dar una solución a casos en que el dolor se haga insufrible.
Hay que tener en cuenta que con el nacimiento de los dientes de leche se pueden ocasionar una serie de circunstancias como diarreas y fiebre. Hay síntomas o signos que nos pueden ayudar a identificarlo. Por ejemplo, el exceso de salivación o el estar metiendo continuamente cosas en la boca junto con los llantos del bebé son signos evidentes de que algo ocurre.

Cuidados

dientes de leche cuidado

Aconsejo con el nacimiento de los dientes de leche una serie de cuidados que paso a enumerar:
• Lo primero una valoración continua del pediatra y el dentista ante los primeros indicios de caries u otro tipo de anomalía.
• Tener en cuenta que una caries es una infección y que si esos primeros dientes están dañados los definitivos que salgan nacerán también con problemas. Es imprescindible mantener una higiene bucal correcta con la supervisión de los progenitores o cuidadores.
• La limpieza se efectuará de una manera muy suave a través de gasas, dado que esos dientes son muy blandos. Cuando salgan los molares se podrá emplear un cepillo de manera también suave, que no incorrecta, creándose en el niño un hábito de higiene.