familia seguridad

Sillas de coche para bebes: ¿Cuál elijo?

Si usted dispone de coche, debe tener constancia de que sus hijos pequeños han de viajar con las pertinentes medidas de seguridad, en función de la normativa vigente. Según esta regulación, las sillas de coche infantiles se clasifican en grupos de peso, puesto que cada silla se fabrica dependiendo de este parámetro. El peso del niño tiene mayor importancia que la edad, ya que establece la resistencia que debe brindar este tipo de asientos.

He aquí los diferentes grupos establecidos de sillas de coches infantiles:

– Grupo 0 y grupo 0+

El grupo 0 abarca desde el nacimiento hasta los 10 kilogramos, mientras que el grupo 0+ engloba a los bebés desde su nacimiento hasta los 13 kilogramos.

– Grupo I

Este grupo se compone de sillas diseñadas para niños que tienen un peso mínimo de 9 kilogramos y un máximo de 18 kilogramos.

– Grupo II

Fabricadas para niños con un peso entre 15 y 25 kilogramos.

– Grupo III

Las sillas de coche para bebés correspondientes a este grupo están elaboradas para niños que tienen un peso mínimo de 15 kilogramos y un peso máximo de 25 kilogramos.

– Grupo IV

Por último, el grupo IV va dirigido a niños con un peso mínimo de 22 kilogramos y un máximo de 36 kilogramos.

Conviene recordarle que, en términos generales, los asientos de coches infantiles que poseen el mecanismo de anclaje Isofix suelen ser los más fiables y los que tienen un precio mayor. No obstante, no todos los coches disponen de este tipo de enganches, por tanto deberá verificar si su vehículo cuenta con ellos.

sillabebe

Asimismo, la silla de coche que usted elija no debe basarse en las dimensiones, la apariencia o el precio. Ante todo, ha de comprobar si está homologada y elegir la que corresponda con el peso actual del pequeño. Recuerde también que es aconsejable que el menor viaje en sentido contrario a la dirección del coche, con el fin de evitar lesiones en el cuello en caso de choque o frenada brusca.

Para concluir, indicarle una serie de pautas y recomendaciones que pueden ser vitales para salvaguardar la seguridad de los niños pequeños. Por ejemplo, no utilice una silla de un hermano del menor sin comprobar si le corresponde según peso. En caso de que el bebé viaje en sentido contrario y en el asiento del copiloto, desactive el airbag del acompañante. Por último, asegúrese que la silla está perfectamente anclada, y que los arneses del bebé estén debidamente ajustados.